InicioFisica

Y una forma de iniciar ese estudio puede ser la lectura de un cuentecillo al que

se puede acceder pulsando en su título: El jefe cavernario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acercándonos a la Física

 

El jefe cavernario resolvió el problema comparando las masas de unos trozos de carne con las masas de las piedras. Es decir realizando medidas.

Las ciencias de la naturaleza estudian el mundo que nos rodea. Y para hacerlo se dividen en áreas: biología, geología, química y física. La última se ocupa de fenómenos en los que intervienen cuerpos, cuya naturaleza no estudia, pero en los que hay magnitudes de ellos con un valor numérico que es posible medir.

 

 

Como los fenómenos que se van a ver al continuar

                                               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reflexiones sobre lo observado

 

 

Preguntas de esa clase son fáciles de responder si se sabe Física.

Basta para ello definir unas magnitudes, distancias, tiempos, masas… que se puedan medir.

 

Porque la Física es una ciencia que se preocupa de cosas que ocurren en nuestro entorno en las que es posible realizar medidas numéricas de los factores que las afectan.

 

Pero en su estudio es importante fijarse en un concepto.

Algo que a lo mejor conviene aclarar leyendo otro cuentecillo al que se puede acceder pulsando Disputa helénica